19.2.15

MADRID: CAIXAFORUM





¡Buenos días! Hoy quiero "presentaros" uno de los edificios que más me gustan, quizás porque me recomendaron que fuera a visitarlo cuando estaba haciendo mi proyecto final de carrera. Tengo que decir que busqué información por internet antes de ir a visitarlo pero aún así cuando estuve allí delante un escalofrío me recorrió el cuerpo al ver semejante obra arquitectónica.

Dado que estoy de vuelta de pasar unos días por Madrid y de volver a visitar este emblemático edificio me gustaría contaros un poquito su historia y así acercaros un poquito más mi pasión por la arquitectura.

Emplazamiento

El Caixa Fòrum se encuentra entre las calles Alameda y Gobernador. Situado frente al Jardín Botánico y junto al Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Nacional de Arte Reina Sofía.



Antecedentes

Anteriormente emplazaba la Central Eléctrica del Mediodía (Jesús Carrasco y José María Hernández, 1899-1902). La cual estaba equipada con tres calderas de vapor que producían electricidad por combustión de carbón y proporcionaban suministro eléctrico al centro de Madrid. El edificio reproducía la tipología arquitectónica industrial de fábrica de pisos con dos naves paralelas en ladrillo macizo con zócalo de granito.





Contexto de la remodelación

El plan arquitectónico de Caixa Fòrum se enmarca dentro del Proyecto de re-ordenación del eje Recoletos-Prado, iniciativa urbanística de gran relevancia para la ciudad. Dicho proyecto está dirigido por Álvaro Siza y Juan Miguel Hernández de León (actualmente se a vuelto a poner en marcha después de un parón en este proyecto).

Para llevar a cabo la remodelación de la antigua Central Eléctrica del Mediodía se confió en los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron quienes diseñaron en el 2003 el nuevo proyecto de la sede del Caixa Fòrum en Madrid. Al igual que ya hicieran con la sede barcelonesa de esta institución, la obra remodela por completo un antiguo edificio industrial, respetando solamente el perímetro de las fachadas.



Jacques Herzog y Pierre de Meuron.

La obra

La propuesta de los suizos se basa en presentar al exterior una estructura maciza formada por la antigua piel de ladrillo suspendida en el aire debido a la substitución del antiguo zócalo de granito por una estructura de apariencia etérea, pero que en realidad está formado por una macro estructura de vigas interiores que sustentan el cerramiento de ladrillo. Mientras tanto, el edificio dobla su altura con una nueva piel, que cómo la fachada, se encierra en sí misma sin vanos ni ventanas, y dialoga con las formas de los tejados de las casas colindantes.

Lo macizo y lo etéreo, lo contundente y la suavidad se unen también en la iluminación del interior y del exterior.

El Caixa Fòrum conserva la fachada original de la antigua central eléctrica y pasa de los 2000 m2 existentes a ocupar una superficie total aproximada de 8000 m2 distribuidos en distintos niveles. El nuevo edificio parece levitar sobre una gran plaza pública que se abre hacia los cuatro costados que se extienden hasta llegar al paseo del Prado, ocupando una superficie de más de 2500 m2. 

El edificio dispone de más de 2000 m2 destinados a sala de exposiciones, auditorio, mediateca, salas polivalentes para conferencias y otras actividades, talleres de conservación y restauración y un almacén de obras de arte. El amplio vestíbulo, la cafetería, la tienda-librería y el restaurante completan la oferta del centro.























La concepción de la obra por los arquitectos

A continuación os transcribo como concibieron los arquitectos este proyecto y como se lo plantearon.

Un imán

El CaixaForum se concibe como un imán urbano que atrae no sólo a los amantes del arte, sino a toda la gente de Madrid y alrededores. La atracción no sólo va a ser el programa cultural del Caixa Fòrum, sino también el propio edificio, en la medida que su masa pesada, se separa del suelo en aparente desafío a las leyes de la gravedad y, en un sentido real, atrae a los visitantes en el interior.

Una nueva dirección para las artes

El CaixaForum-Madrid se encuentra en un sitio ventajoso frente al Paseo del Prado y el Jardín Botánico. Esta nueva dirección para las artes se encuentra en una zona ocupada hasta ahora por las estructuras urbanas poco espectaculares, la Central Eléctrica y una gasolinera. Las paredes de ladrillo de la antigua central eléctrica son reminiscencias de principios de la era industrial en Madrid, mientras que la estación de servicio, una estructura puramente funcional, estaba claramente fuera de lugar. Al igual que un viñedo que nunca pudo desarrollar todo su potencial, este lugar prominente no podría desarrollar su pleno potencial. La demolición de la gasolinera creó una pequeña plaza entre el Paseo del Prado y el nuevo Caixa Fòrum.

Una transformación espectacular

El único material de la antigua central térmica que podríamos utilizar era la cáscara de ladrillo protegida. Con el fin de concebir e insertar los nuevos componentes arquitectónicos del Caixa Fòrum, comenzamos con una operación quirúrgica, separar y eliminar la base y las partes del edificio ya no era necesario. Esto abrió una perspectiva completamente nueva y espectacular que resolvió de forma simultánea una serie de problemas planteados por el sitio. La eliminación de la base del edificio dejó una plaza cubierta bajo el caparazón de ladrillo, que ahora parece flotar por encima del nivel de la calle. Este espacio protegido bajo el Caixa Fòrum ofrece sombra a los visitantes que quieran pasar tiempo o reunirse fuera, y al mismo tiempo, es la entrada del propio Foro. Problemas como la estrechez de las calles de los alrededores, la colocación de la entrada principal, y la identidad arquitectónica de esta institución de arte contemporáneo se abordan y resuelven en un solo gesto urbano y escultórico.

Una construcción por debajo y una construcción sobre el suelo

La separación de la estructura desde el nivel del suelo crea dos mundos: uno debajo y el otro encima del suelo. El "mundo subterráneo" enterrado debajo de la plaza topográficamente ajardinado ofrece espacio para un teatro / auditorio, salas de servicios, y varias plazas de aparcamiento. El edificio de varios pisos por encima del suelo se encuentra el vestíbulo de entrada y galerías, un restaurante y oficinas administrativas. Hay un contraste entre el carácter flexible y tipo loft de los espacios de exposición y la complejidad espacial de la planta superior, con su restaurante / bar y las oficinas. El aspecto escultórico sorprendente de la silueta del Caixa Fòrum no es una mera fantasía arquitectónica, sino que refleja la tipología de cubierta de los edificios circundantes.
Herzog & de Meuron, 2008















Nos podéis seguir en Twitter (@chiquininastips), en la página de Facebook y en Instagram.

¡Nos leemos pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario